Posted by on 29/09/2011

Tras la expulsión de los judíos a finales del siglo XV y la animadversión que sobre esta raza se genera a través de la Santa Inquisición, los obispos y capitulares del siglo XVI van a intentar prevenir al máximo de la entrada de judíos, hebreos o herejes en los cabildos y beneficiados.

En el año 1525, el obispo Pedro Manuel y el cabildo catedralicio de León promulgaron un estatuto de limpieza de sangre:

.

«… por este presente estatuto y constitución irrefragable, ordenamos, queremos y mandamos que de aquí en adelante ningún hijo de los que descienden de judios o hereges o condenados, nieto o sobrino judio o herege o condenado por cualquier línea que sea, no pueda aver dignidad o calongía y prebenda u otro oficio en dicha nuestra iglesia…»

.
En 1561 se amplia este estatuto tras la reunión y aprobación del cabildo, que posteriormente promulga el obispo Andrés Cuesta, siendo confirmado y aprobado por el papa Pío IV en la bula del 1 de enero de 1562.

En el estatuto nuevo se requiere para ser aspirante a cualquier beneficio de la catedral ser ilustre o noble, graduado en alguna universidad y cristiano viejo. Ante todo se tenía muy en cuenta la cristiandad. Además debían demostrar que ni los padres o los abuelos habían ejercicio oficio de infamia, ni oficios viles, es decir, que tenían que haber sido hombres de bien.

.

ileon.com – 20/09/2011

 

Share Button
Posted in: Cultura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies