Amuletos

Un amuleto puede ser cualquier cosa, cualquier objeto en el que creamos y depositemos nuestras esperanzas y deseos, lo que más cuenta en su poder no es el objeto en sí sino la intención que pongamos en él.
A peser de ello, existen una serie de características para que cualquier objeto sea un amuleto: qué representa, de que esta hecho, cual es su origen, que tenga vida propia:

– Objetos que, por lo que representan, tradicionalmente han tomado estos poderes como amuleto (que no talismán): Herradura, trebol de 4 hojas, llave, buho, elefante, pata de conejo (o liebre), cuerno de la abundancia, ranas, manos, cruces, campanillas, etc.

– Igualmente existen metales y piedras (preciosas o no) que, por sí mismas, poseen estos mismos poderes. El jade en China, el lapislázuli en Egipto, el oro para los Aztecas, etc.

– También se incluyen objetos por su origen, de donde viene, quien te lo ha traido, como sería para los católicos el agua de Lourdes.

– Otro tipo de amuletos son los elementos naturales, plantas, animales etc. Un ejemplo, los druidas, que otorgaban diferentes capacidades a los diferentes árboles (y por extensión a un trozo de estos, astillas, resinas, ramas, etc).

Por supuesto estos grupos se combinan, dando mayor poder a los objetos, según lo que representan, el material en que están hechos, su origen, etc.

Share Button

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies