Posted by on 30/04/2015

Muchas son la formas de buscar la inmortalidad, escribir un libro, plantar un arbol, tener un hijo, pero hay quien no se conforma con trascender, con que su ideas, sus acciones o sus genes le sobrevivan, hay quienes quieren sobrevivir como ellos mismos más allá de los años que les tocan. Solo los dioses son inmortales, pero a veces el ser humano puede adquirir un poco de esa inmortalidad, esa vida eterna, esse trascender más allá de ltiempo y el espacio.

Muchas han sido las técnicas del ser humano, aquí vamos a mencionar algunas, pero no todas, hay más, muchas más:

– Inmortalidad en las religiones. La trascendencia espiritual, vida después de la muerte (en las religiones judías, cristianas o musulmanas), reencarnación (hinduismo y el budismo), uno de los ejemplos más físicos es el de los monjes budistas que dejan de comer y entran en un proceso de meditación tan profundo que pueden estar años esperando su vuelta, por lo que espiritualmente no están muertos, aunque su cuerpo esté momificado ya.

Inmortalidad en la filosofía, desde los antiguos griegos, pasando por los teólogos crsitianos, hasta los modernos filósofos se han planteado el tema y han buscado respuestas. La búsqueda de la piedra filosofal, para rejuvenecer indefinidamente y tal vez volverse inmortal, es uno de los ejemplos más claros.

–  Inmortalidad cíclica. Se sabe que la Turritopsis nutricula es el único ser vivo potencialmente capaz de no morir en el sentido literal, ya que puede volver a un estado de inmadurez sexual (regresando a su forma de pólipo) repitiéndose indefinidamente, y así evitar la muerte. No es indestructible, pero es un buen ejemplo de lo que es vivir eternamente.

– Inmortalidad en la «ciencia». Los mejores ejemplos,  los intentos del ser humano de sobrevivir, no solo de transcender, de alargar su vida indefinidamente, de poder contar los años más allá de lo que es frecuente.

En este caso podemos destacar ejemplos como: los procesos de alimentación de la sangre u órganos de los demás (comerse el corazón de los vencidos, vampirismo, transfusiones, sexo con vírgenes), consumir elixires o píldoras milagrosas (brebajes a base de animales lonjevos, mercurio, oro), estética (maquillajes, operaciones), criogenia (congelar cuerpos, cabazas, cerebros) y con las nuevas tecnologías el transferir los espíritus, las almas, los impulsos cerebrales a la red (al modo de «El cortador de cesped«).

 

Share Button
Posted in: Magia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies